jugandoyaprendiendo - ¿Qué es el juego?
   
 
  Home
  ¿Qué es el juego?
  Contacto
  Tipos de Juegos
  Juegos tradicionales
  Juegos de roles
  Juegos para el bienestar emocional
  Juegos didácticos
  Juegos de reglas
  Contador de visitas
EL JUEGO
 
En la actualidad una de herramienta educativa o metodología más utilizada es el juego, sobre todo para los niños que en encuentran en la primera infancia. Utilizar el juego como un recurso o una herramienta didáctica en los niños(as), nos permite introducirnos en el mundo del aprendizaje, aproximándolos a nuevos niveles de conocimientos que mejoren su integración en el medio social en el que se desenvuelven y hacerlos participes de la situación educativa en a que se desarrollan cotidianamente.
 
El juego proporciona nuevas y diversas formas que le permiten al niño explorar la realidad y las estrategias para operar sobre ésta, además toma relevancia en el desarrollo psíquico en la primera infancia; pero antes de adentrarnos en los beneficios del juego como herramienta educativa, primero abordaremos las diferentes definiciones referentes a este concepto, para después expresar los beneficios que la aplicación de los juegos nos puede traer.
 
La etimología de la palabra juego proviene del latín “iocus”, cuyo significado es diversión, broma. En el Diccionario de las Ciencias de la Educación se define al juego como: “actividad que comporta un fin en sí misma con independencia de que en ocasiones se realice por un motivo intrínseco”.[1] Otra definición significativa es la proporcionada por Escudero y Jiménez quienes lo definen como “aquella actividad que no entra dentro de los límites de la productividad objetiva, sino que contribuye a la formación global de la persona al responder a necesidades del proceso evolutivo.”[2]
 
Uno de los autores más importantes y que buscan definir el juego desde una perspectiva  teoría es J. Huizinga, que en su obra literaria titulada  Homo  Ludens,
 
presenta la siguiente definición del juego:
“el juego es una acción o una actividad voluntaria, realizada dentro de ciertos límites fijados de tiempo y lugar, siguiendo una regla libremente aceptada, pero absolutamente imperiosa y provista de un fin en sí, acompañada de un sentimiento de tensión y de alegría y de una conciencia de ser de otra manera que en la vida ordinaria.”[3]
 
Como todo concepto, el juego se encuentra determinado o presenta una serie de características, que han sido aceptadas y proporcionadas por diversos autores, entre estas destacan:
·        El juego reconocido como una actividad estimulante y placentera, debido a que proporciona diversión, disfrute, actitud positiva hacia la vida y el aprendizaje.
·        El juego induce a la concentración y motivación, además de asegurar al cerebro una estimulación y actividad favorecedora.
·        El juego puede proporcionar escape a las presiones de la realidad, aliviar el aburrimiento, relajar, facilitar y propiciar la relación con los otros, así como conseguir empatía con los demás.
·        Es espontáneo, voluntario, libremente elegido, libre de presiones, no existe tiempo determinado o especifico para realizarse. Supone un reto para dominar lo que es familiar y a responder a lo que no es conocido mediante la obtención de información, conocimientos, destrezas y comprensión.
·        Necesita de un ambiente adecuado, que proporciones seguridad e información cuando sea necesario. El principal protagonista es el niño y algunos de los beneficios que puede obtener es el desarrollo de la confianza en sí mismo y en sus propias capacidades. Posibilita la exploración de las potencialidades y limitaciones de él, además de que le permite practicar las destrezas físicas, sensoriales y/o metales para conseguir su dominio, desarrollar su flexibilidad y espontaneidad. Al mismo tiempo permite al niño un contacto directo con los demás, lo que favorece su socialización.
·        Debe ser considerado como un proceso, sin importar el contenido, lo más importante es el modo en que actúa. Es un enfoque de acción, no una forma de actividad.
·        El juego se puede estructurar a partir del entorno y de los materiales disponibles y recursos existentes de los que en parte depende. Permite la interacción significativa con el entorno.
·        Por último el juego es una actividad auto expresiva del yo. Además de ayudar al niño a organizar su mundo interior, le permite manifestar deseos, conflictos, impulsos, necesidades y emociones.
 
La importancia del juego en el desarrollo del niño es primordial por las razones ya mencionadas, a tal grado que ha sido considerado como un derecho de la infancia, pero a qué se debe la relevancia del juego o que beneficios puede aportar en la formación y/o evolución de los niños.
 
El juego provee y favorece un espacio para lo espontáneo, en un mundo donde la mayoría de las cosas están reglamentadas. Los juegos les permiten a los niños descubrir nuevas facetas de su imaginación, pensar en numerosas alternativas para resolver un problema, desarrollar diferentes modos y estilos de pensamiento, y ayudan al cambio de conducta que se enriquece y diversifica en el intercambio grupal. El juego rescata e implica la utilización de la fantasía y el espíritu infantil propios de esta etapa. Por eso muchos de los juegos proponen un regreso al pasado que permite aflorar nuevamente la curiosidad, la fascinación, el asombro, la espontaneidad y la autenticidad de las personas.
 
En la edad de 0 a 6 años surgen exigencias, impulsos particulares, muy importantes para todo el desarrollo, y que desembocan inmediatamente en el juego. A esta edad surgen muchas tendencias irrealizables en los menores, anhelos no alcanzables de inmediato. Tienden en la primera infancia a la resolución inmediata de sus necesidades y a la satisfacción de sus deseos. El aplazamiento del cumplimiento del deseo es difícil para ellos, y solo es posible dentro de unos límites restringidos.[4]
 
Beneficios del juego en el desarrollo y crecimiento del niño
 
El juego es la posibilidad de hacer que de forma espontánea el niño se exprese, cree, aprenda, así como satisfaga algunos de sus intereses y necesidades. Como ya se había mencionado, el juego trae consigo múltiples beneficios pero nos gustaría recalcar aquellos que son obtenidos por los niños. En este apartado se especifican y puntualizan los beneficios que proporciona el juego como una herramienta educativa.
 
En general el juego ayuda al niño a aprender de sí mismo, acerca de los otros y acerca del mundo en el que vive. Incita a la iniciativa y al autonomía debía que es el niño quien elige cómo, dónde, con quien y a qué jugar. Gracias al juego el niño aprende reglas, normas y conductas que muchas veces les son exigidas por los adultos.
 
A través del juego el niño puede lograr un desarrollo psíquico que le lleve a la compresión, también le permite dramatizar y convertirse en lo que ellos quieren o desean. Como se mencionó anteriormente, el juego ofrece al niño una gama de situaciones para que el pequeño exprese sus emociones y sentimientos. En la siguiente tabla, se expresan cuáles son las razones para favorecer a los jugos como elemento insustituible en la educación.
 
 
 
TABLA 1. Aspectos de desarrollo que favorece el juego[5]
ÁREA DE DESARROLLO
ASPECTOS DE DESARROLLO
Psicosociales
Toma de contacto entre los participantes.
Afirmación de la personalidad.
Confianza en las decisiones.
Cohesión e integración con el grupo.
Comunicación con el grupo y desinhibición personal.
Cálculo de estrategias.
Cooperación de los demás.
Centrar la atención e impulso a la participación.
Autoestima y Autoconcepto.
Motivación y capacidad de iniciativa.
Concentración y memoria.
Conocimiento mutuo y comprensión de los aspectos conflictivos en las relaciones sociales.
Sentido de lo concreto, destrezas
Creatividad, ingenio y desarrollo de los sentidos.
Expresión (corporal, verbal, musical, etc.).
Observación y descubrimiento (aspectos de la naturaleza, la ciudad, los otros).
Aprendizaje de técnicas variadas.
Comprensión de situaciones y búsqueda de alternativas.
Desarrollo físico, salud
Desinhibición corporal, calentamiento, resistencia, equilibrio, agilidad, flexibilidad y reflejos.
Expresión corporal, control de la lateralidad y conocimiento del cuerpo.
Hábitos de salud.
Otros
Concentran la atención.
Distensión.
Ameniza una actividad que resulta aburrida.
 
Las maestras y los padres de familia deben estar pendientes y alertas para satisfacer las necesidades e intereses de los niños. Deben impulsarlos a aprender cosas nuevas mediante la introducción de lo desconocido, lo que permite a los niños un desarrollo óptimo y favorable.
 


[1] Arranz, Juan Diego. Juegos al aire libre. Educación infantil y primaria. Madrid, España : Escuela Española. Pp. 9
[2]Arranz, Juan Diego. Juegos al aire libre. Educación infantil y primaria. Madrid, España : Escuela Española. Pp. 9
[3]Enciclopedia WAECE. Las actividades directrices del desarrollo en la infancia Temprana. Recuperado el 31 de mayo de 2010. Disponible en la web: http://www.waece.org/enciclopedia/resultado2.php?id=8120
 
[4]Enciclopedia WAECE. Las actividades directrices del desarrollo en la infancia Temprana. Recuperado el 31 de mayo de 2010. Disponible en la web: http://www.waece.org/enciclopedia/resultado2.php?id=8120
 
 
[5] Carrasco, Rafael Pulet. (1995). Juegos de animación en educación infantil y primaria. Granada, España : ALJIBE. Pp. 16 – 17
Hoy habia 2 visitantes (3 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=