jugandoyaprendiendo - Juegos tradicionales
   
 
  Home
  ¿Qué es el juego?
  Contacto
  Tipos de Juegos
  Juegos tradicionales
  Juegos de roles
  Juegos para el bienestar emocional
  Juegos didácticos
  Juegos de reglas
  Contador de visitas

Juegos tradicionales

"Son aquellos juegos que se transmiten de generación en generación, pudiéndose considerar específicos o no de un lugar determinado" [1]  (Carmen Cervantes Trigueros. 1998). Los juegos tradicionales son propios de una cultura o localidad, este tipo de juego también es conocido como juego popular, nadie conoce su origen específico, debido a que son muy antiguos.

Los juegos tradicionales se encuentran estrechamente relacionados con el pueblo en el que se practican, la mayoría de ellos se tratan de actividades que se caracterizan por ser espontáneas, creativas y motivadoras. Poseen un reglamento muy variado y pueden cambiar de una zona geográfica a otra con relativa facilidad, inclusive pueden ser conocidos con diferentes nombres según el lugar

Los juegos tradicionales no solo han pasado de generación en generación, sino que en su conservación y divulgación han tenido que ver mucho las instituciones y entidades que se preocupan por la conservación de esta tradición. Los juegos tradicionales se encuentran estrechamente ligados a la historia, la cultura y las tradiciones de cada localidad. Los reglamentos y materiales de estos juegos son similares independientemente del lugar donde se desarrollan.

Algunos de éstos juegos tradicionales con el tiempo se convirtieron en deportes, denominados tradicionales, de modo que la popularidad que tienen entre los habitantes de un territorio o país compite con la popularidad de otros deportes convencionales. Algunos ejemplos: la petaca, el chito, los bolos, la rana, etc. [2]

Es importante exponer a los niños a la práctica de juegos tradicionales,  ya que estos le permiten un iniciarse y acercarse al conocimiento de las normas, costumbres, tradiciones y reglas   preestablecidas que le sirven como base para su inserción en la sociedad.

La maestra que juega con sus alumnos fortalece la relación con ellos, los conoce de mejor manera, y tiene a su favor la confianza y el amor de sus alumnos que aceptarán gustosos, después de jugar, trabajar en el interior del aula.[3]

Una de las principales expresiones del juego tradicional, se presenta por medio de las rondas. Las rondas  que se caracterizan por ser juegos colectivos de los niños que se transmiten por tradición, se cantan con rimas y haciendo rondas con movimiento. Los juegos tradicionales a través de las rondas nos permite favorecer en el e niño:

Tabla 1. Beneficios del juego tradicional.[4]

EXPRESIÓN CORPORAL

Las rondas permiten que los niños conozcan su esquema corporal, lo interioricen.  Cuando los niños giran, cruzan, caminan de lado, dan una media vuelta y una vuelta entera, están realizando movimientos que exigen equilibrio, coordinación psicomotriz. Al formar una ronda aprenden a relacionar su cuerpo con el espacio físico, a ubicarse, guardar distancia.

                                

EXPRESIÓN ORAL

Al cantar, reír y jugar en las rondas el niño expresa de modo espontáneo sus emociones, vivencias, sentimientos e ideas, a la vez que se familiariza con los juegos y rondas tradicionales de su entorno.

EXPRESIÓN MUSICAL

Otra de las funciones básicas que el niño desarrolla al cantar y mover su cuerpo siguiendo sonidos y ritmos, con pausas y contrastes, es su aptitud rítmica. El ritmo es tan importante en el niño porque le permite ejecutar danzas, juegos, canciones, e incluso expresarse rítmicamente en el lenguaje oral, que luego será escrito. El ritmo estará presente en el aprendizaje de la lecto-escritura, cuando separe sílabas, cuando forme palabras, cuando reconozca las sílabas tónicas.

 

RELACIONES LÓGICO MATEMÁTICAS

Por ejemplo, cuando el niño juega a la ronda del “Lobo feroz”, trabaja las relaciones lógico matemáticas cuando le pregunta al lobo (que está lejos) ¿qué estás haciendo lobito?, cuando el lobo sale a comer el niño sabe que el lobo está más cerca, en la loca carrera por huir del lobo el niño toma conciencia de nociones espaciales básicas: cerca-lejos, arriba-abajo, delante-detrás.

Cuando camina de lado haciendo la ronda del “Felipito Felipón”, al cruzar la pierna derecha por encima de la izquierda, al girar hacia la derecha, al girar a la izquierda,  está reforzando su noción de lateralidad en relación con su propio cuerpo y con el de los compañeros.

 

IDENTIDAD, AUTONOMÍA PERSONAL Y DESARROLLO SOCIAL

En las rondas y juegos tradicionales, al jugar al “Las ollitas”, al “Matantiru Tirulán”, cuando “salva” a sus compañeros de ser llevados por el “diablo con los diez mil cachos”, cuando espera su turno para ser el lobo, el niño está practicando normas de relación y convivencia, aprendiendo a esperar su turno, a compartir sus juegos con todos, a no discriminar, a ser paciente con los más pequeños, con los que no corren tan rápido. Aprende a amar a los demás, porque con ellos ha jugado y reído.

En las rondas y juegos el niño adquiere confianza y seguridad en sí mismo, se va conociendo, acepta sus propios fracasos, aprende a perder, aprende a vivir.

 



[1] Juegos tradicionales. Recuperado el 31 de mayo de 2010. Disponible en la web:  http://www.doslourdes.net/JUEpopularytradicional.htm

[2] Juegos tradicionales. Recuperado el 31 de mayo de 2010. Disponible en la web:  http://es.wikipedia.org/wiki/Juego  

[3] Álvarez, Mónica.  La importancia de las rondas y los juegos tradicionales en la primera infancia. Recuperado el 31 de mayo de 2010. Disponible en la web: http://www.edufuturo.com/educacion.php?c=4127

[4] El juego tradicional. Recuperado el 31 de mayo de 2010. Disponible en la web: http://web.educastur.princast.es/cursos/imagen/asp2/cursoimagen/verb.asp?idmensaje=1076

Hoy habia 2 visitantes (10 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=